Historia del Derecho

Compartiendo conocimientos…

Texto 4

Texto 4. PLUTARCO, Sertorio, 14:

A) ¿Qué diferencia existe entre hospitium, clientela y devotio?

El hospitium es un pacto que protege a todos por igual y no se establece ningún tipo de subordinación dentro de la comunidad. La clientela por su parte también supone un acuerdo; pero la relación no es igualitaria ya que existe una figura más autoritaria sobre otra de menor autoridad. Y la devotio es similar a la clientela, con la diferencia de que ésta incluye un elemento religioso.

B) ¿Por qué a la muerte de jefe en combate sigue la de los clientes o soldurios? ¿Cuál es el sentido de la “consagración” a los dioses por parte de éstos?

Debido al fuerte vínculo, de carácter mágico, propio de los pueblos indígenas íberos y que fueron usados por los romanos para llevar a cabo alianzas con éstos, se logró crear una fuerte lealtad. Ésta era conocida como la devotio o consagración. De acuerdo al texto, era tal el vínculo creado entre las clientela o pueblos íberos con los patronos o generales romanos, que la muerte de éste último desembocaba en la muerte del resto de seguidores, de ahí que la seguridad del general fuese lo primordial.

Se trata de un pacto con las divinidades: a cambio de las vidas de las clientelas, las divinidades procuraban la salvaguardia del general. La muerte del general ocasionaría el entender que las vidas de dichos soldados eran ilícitas y que, por lo tanto, debían suicidarse.

C) ¿Qué papel jugó la institución de la clientela en orden a la dominación de Hispania por cartagineses y romanos?

La clientela supone una relación entre patronos y clientes que se basa en la protección de los primeros a los segundos, en el caso plasmado en el texto se ve reflejado en que los españoles, por ser costumbre de estos, protegen a Sertorio, a cambio de servicios generalmente de tipo militar.

Una vez comenzase la Segunda Guerra Púnica, los romanos se vieron forzados a combatir contra los cartagineses y los pueblos íberos que se encontraban en alianza con éstos.  Por eso, Roma llevaría a cabo una política de alianzas con los pueblos íberos, que en parte estaban en descontento con los métodos cartagineses, algunas veces, viendose asociado su dominio con la toma de rehenes. Un dato a tener en cuenta que favoreció a los romanos, fue el hecho de que los pueblos íberos se encontraban ya acostumbrados a la presencia extranjera. Roma tuvo que combatir a los cartagineses y a los pueblos íberos fieles a éstos, pero otros muchos se unirían a Roma.

Estas alianzas romanas se basaban en las relaciones de clientela y patrones antes descritas, con un carácter fundamental mágico.

D) ¿Puede explicarse la preferencia de Sertorio por una guardia personal de celtíberos en relación con la devotio ibérica?

La preferencia de Sertorio por la guardia personal de celtíberos se debe a la fuerte lealtad de éstos, basada en la devotio ibérica, puesto que la muerte del general conllevaba el desprecio de la vida de los soldados por las divinidades y; por lo tanto, la pérdida de la vida.

E) Comentario sobre las guerras civiles romanas.

La Primera Guerra Civil de la República de Roma fue el primer gran conflicto militar-político que sufrió la República Romana durante el siglo I a.C. que propició la desestabilización, y la llevó a su final conllevando la instauración del Imperio Romano con Cesar Augusto como primer Emperador Romano.

La guerra tuvo lugar cuando los líderes de los dos bandos enfrentados en el senado los Optimates y los Populares, representados por  Lucio Cornelio Sila y Cayo Mario respectivamente, compitieron liderar la guerra contra Mitrídates VI, rey del Ponto, quien había invadido la provincia romana de Asia y asesinado a miles de romanos.

Al principio Sila consiguió el apoyo del Senado para liderar la guerra, pero los populares anularon la decisión para otorgarle el poder a Mario, aun así Sila partió con sus legiones a Roma, despreciando la decisión de la asamblea popular, y se dirigió hacia Grecia.
Ante la ausencia de Sila, un cónsul llamado Lucio Cornelio Cinna hizo que volviese Mario del exilio en el que se encontraba para ir a Roma y nombrarse cónsules, a los pocos días Mario murió mientras Sila al terminar la batalla de oriente con el tratado de Dárdanos, regresó a Italia donde derrotó a los populares y se proclamó dictador, reformó la Constitución Republicana dando más poder al Senado, y quitándoselo a los tribunos y el de las asambleas populares, finalmente Sila renunció al poder absoluto y se retiró de la vida política.

La Segunda Guerra Civil de la República estuvo liderada por Pompeyo, que gozaba de un gran respeto en Roma tras lograr la consolidación del poder romano sobre el Oriente  cercano, y, Julio César, cónsul, que gracias a su hábil política y su popularidad, se convirtió en el procónsul de la Galia, que pronto expandiría.Ambos se unieron junto a Craso, el más rico de los romanos, formando una alianza secreta que dio lugar a lo que se conoce como el primer Triunvirato.

Tras los numerosos éxitos de César en la Galia se acrecentó su prestigio a medida que decaía el de Pompeyo, que ni siquiera podía mantener en orden la ciudad, mientras que Craso había muerto en una campaña contra los partos. Con esta situación César decide derrocar a Pompeyo. Para ello, cruzó el Rubícón, que era el límite impuesto por el Senado, y marchó sobre Roma.

Ante esta atrevida actitud, el Senado lo declaró enemigo de la República y nombró a Pompeyo dictador. Sin embargo, éste, a pesar de estar investido de plenos poderes,  huyó a Grecia, acompañado por los miembros del Senado y la mayor parte de los nobles.

A pesar de todos los obstáculos, César entró en Roma sin resistencia alguna, aclamado por el partido popular. De inmediato constituyó un nuevo Senado con quienes lo apoyaban. Posteriormente, para asegurar su posición, se dirigió a España, donde se encontraban las mejores legiones de Pompeyo y se impuso sobre ellas.  Tras lo cual, continuó derrotando a todas las legiones que Pompeyo poseía a lo largo del Imperio.

Gracias a las sucesivas victorias logró alcanzar una fama comparable a la de Alejandro. Roma lo consagró con el honroso título de Padre y lo nombró dictador perpetuo, con derecho a designar a todos los magistrados; imperator, o sea, jefe supremo de las fuerzas armadas; y pontífice máximo, es decir, la suprema jerarquía religiosa.

La Tercera Guerra Civil Romana fue llevada a cabo por Octavio y Antonio.

Octavio, que contaba con el apoyo de los republicanos y de Cicerón, pretendía enfrentarse a Marco Antonio para alzarse con todo el poder. Dicho enfrentamiento no llegó a tener lugar debido a un acuerdo entre ambas partes y una tercera, Lépido (jefe de las Galias) en el cual se repartieron el gobierno de las provincias dando lugar al segundo Triunviriato.

A pesar de las intenciones por parte de Bruto y Casiu de desplomar el Triunviriato, Octavio y Antonio volvieron a salir victoriosos y repartiéndose entre las tres partes las posesiones de Roma.

Más tarde, Marco Antonio se propuso combatir a Octavio por mar, pero Antonio, sintiéndose derrotado decide abandonar el combate y termina por suicidarse.

2 diciembre 2009 - Posted by | Derechos Primitivos

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: